"El lado humano del software"

Hacer deporte. Empieza hoy

Si quieres hacer deporte, pero más de una vez te vence la pereza, este articulo va a cambiar tu vida.

Solución definitiva

Los que trabajamos en el software y profesiones afines padecemos el mal de inmovilismo. Presento la solución definitiva para que hagas deporte, completamente asegurada 😊.  Sí la hay, y es infalible. Esta vez sí vas a conseguirlo, la maldita procrastinación es al fin derrotada.

Pero permíteme antes que haga un pequeño rodeo recordando este artículo y haciendo de abuelita “¡cuida la postura delante de la pantalla de una vez, no te sientes agachado, que pareces una escarpia (alcayata)!”.

Soy consciente que esto de recordar que nos sentemos bien es un “rollo”. Una persona sana puede estar horas en una mala postura sin pasarle nada, pero con el tiempo acabará con dolores. Cuando nos acordamos de nuestro cuerpo es… cuando ya está mal. En fin, no quiero machacar con un tema tan viejuno, pero es que al final se nos acaba olvidando cuando estamos inmersos en el código…

Volviendo al tema, te había prometido la fórmula mágica para lograr hacer deporte.

El secreto es simple. Primero piensa en el momento del día en el que sientes que tienes más energías o tiempo libre. Posiblemente digas que tienes poco tiempo libre o pocas ganas.

¿Vas a hacer 45 minutos de deporte? No hace falta que te mates, simplemente hacerlo.

¿Es mucho para ti? Está bien, quizás tengas razón, es mucho, ok, ¿30 minutos?

Quizás aun sea demasiado, para los días festivos o feriados sin problemas, pero para los días de diario 30 minutos que pereza…

Vale, entonces ¿20 minutos? ¿Aún demasiado?

¿10 minutos? ¿aún no?

¿5 minutos sin cambiarte de ropa? Quizás 5 minutos podría ser ¿aún pereza? ¿qué es muy poco y que para eso mejor otro día? No, porque se trata de evitar la procrastinación, y hemos dicho que no va a ganar en absoluto, ok sigamos reduciendo tiempos.

2 minutos, sólo dos míseros minutos, ¿mucho aún? ¡Hay desgana eh!

Un minuto un simple minuto para que cumplas, estirándote un poco, dando 4 saltos y estirando los brazos. ¿Qué no?…

30 segundos, sólo 30 segundos, no me digas que no porque si realmente quieres hacer deporte 30 segundos no es nada de nada.

Ok ¡hacemos 30 segundos! Unos simples botes y mover un poco los brazos y el cuello.

En la práctica ¿sabes que va a pasar? que los 30 segundos pasaran volando, y al final estarás 5 minutos o más. Porque cuando nos ponemos a hacer algo lo queremos completar.

Lo más importante a la hora de hacer deporte es la constancia en el tiempo, no darnos la paliza un día de golpe y luego abandonar que es lo típico.

Bien con tus 30 segundos ya has conseguido arrancar. Has vencido a la procrastinación ¡enhorabuena!

 

Ahora vamos al truco para no abandonar el deporte con el paso de los días.

El problema será que le pillarás algo de gusto y poco a poco irás ampliando el tiempo, 10 minutos, 20, 30 minutos, cada vez te ves mejor, te sientes mejor y aumentas y aumentas el tiempo… hasta que finalmente llegará el día que dirás “hoy estoy muy cansad@ para hacer una hora y 10 minutos no es nada para lo que ya he logrado, ¡para mañana!”. Llegará ese día de mañana y “hoy me duele un poco la garganta, ¡para mañana!” …

¿Solución? Volver a la negociación con nosotros mismos reduciendo tiempos escaladamente. Cualquier tiempo al que digas sí es cumplir,  siéntete bien aunque lo dejes en mínimos.

OK es mejor victoria 30 minutos que 30 segundos, pero en cualquier caso los 30 segundos son una victoria, pues esos 30 segundos han puesto tu mente a esa tarea.

¡Son solo 30 segundos para obtener la felicidad!

¿te harás el favor de acordarte? 😉

Deja un comentario

Compartir
Twittear
Compartir
+1
Pin